Psicópatas adolescentes: ¿carácter y/o destino?

[Ponencia presentada en el XVIII Congreso Ibérico de Astrología. Madrid, julio de 2001].

El 13 de enero del 2001 entró en vigor en España la cuestionada y criticada Ley de Responsabilidad Penal del Menor. Una ley novedosa que sustituye las penas represivas por una amplia gama de medidas de reinserción y que afecta a los jóvenes menores de 18 años y mayores de 14. El espíritu de esta ley parece loable, aunque a juicio de una gran mayoría, excesivamente suave en sus penas (ascendente Libra), y benevolente (Venus, regente del ascendente, en Piscis). Los impulsores de esta nueva ley parece que han apostado claramente por el arquetipo Libra, persiguiendo un equilibrio entre el sistema sancionador y el sistema educativo para los adolescentes y buscando, más que una medida coyuntural, las raíces (Sol/4) del creciente aumento de conductas delictivas de los jóvenes y su control punitivo (Sol trígono Saturno/8).

Pero la gran novedad de esta ley reside en que el Ministerio Público (el pueblo/Luna) pasará a ocupar el papel de instructor, algo que hasta ahora era una prerrogativa del juez, quedando así la Fiscalía en un ambiguo papel que ya por algunos expertos juristas ha sido tildado, más que de Ministerio Público, de “Misterio Público” (1). Astrológicamente, queda perfectamente explicado este extremo por la posición de la Luna (Ministerio Público) en la cúspide de la casa 12, siendo regente del MC (quién dirige) y hallándose a disposición de un más que subjetivo Mercurio. Seguir leyendo

Secuestro de la farmacéutica de Olot

[Artículo publicado en la revista astrológica Mercurio – 3, nº 25/1999]

El secuestro de la farmacéutica de Olot es, sin duda, un caso que contiene numerosos aspectos sin precedentes dentro del género. Se trata del secuestro, sin finalidad política o terrorista,  más largo de la historia de España (492 días). Es, además, atípico en cuanto a su duración, desarrollo y desenlace. La reciente detención de sus presuntos implicados ha hecho correr, nuevamente, ríos de tinta, apuntando un tanto magistral a la Guardia Civil, cuando la investigación parecía hallarse en un vía muerta y todo indicaba que éste iba a ser un caso más sin resolver.

Desde su inicio, el caso no ha dejado de generar polémicas. Inicialmente, la Guardia Civil culpó reiteradamente a agentes municipales y policías autonómicos de su ineficacia en las primeras pesquisas y, sobre todo, en la fundamental primera inspección ocular del vehículo de la secuestrada. Los detectives privados, contratados por la familia para arrojar alguna luz sobre el caso, todavía añadieron más confusión al mismo. Para rematar la jugada, un buen día apareció alguien delatando a dos viejos amigos e implicándolos en el secuestro. La actitud de la familia, por otra parte, ha sido también muy poco convencional, negándose incluso a facilitar una foto de la secuestrada para su difusión en prensa. Seguir leyendo

Perfil astrológico de los agresores sexuales

[Ponencia presentada en las IX Jornadas Astrológica CYKLOS. Barcelona, enero de 1999]

Nuestro vigente código penal (25/05/1996), tipifica los supuestos que, recogidos bajo el título de delitos contra la libertad sexual (art. 178/194), engloban todas las conductas de carácter sexual susceptibles de constituir delito. El término violación ha sido sustituido por el de agresión sexual en sus diferentes variantes y manifestaciones. Esta modificación conceptual redimensiona lo establecido por el anterior código penal. En síntesis, la agresión sexual es toda aquella conducta que atenta contra la libertad sexual de otra persona con violencia o intimidación.

Se calcula que se denuncia sólo el 40 por ciento de las agresiones. Resultando unas 3600 denuncias anuales, que se incrementan en un 20% anual según la memoria de la Fiscalía General del Estado. El 10% de las violaciones que se comenten en España las protagonizan grupos de jóvenes. Gran número de agresiones, especialmente a menores, se produce en casa, entre la familia. Un 35% de casos afecta a niñas entre 3 y 15 años.

Es objeto de eterno debate, y no sólo en el ámbito astrológico,  la consideración sobre el determinismo y el libre albedrío en la conducta delictiva del individuo. En este sentido, en el medio penal, se ha tratado de fundamentar la culpabilidad desde el libre albedrío, es decir, desde la capacidad humana para decidir libremente el comportamiento a seguir ante las diferentes situaciones que la vida plantea. La indemostrabilidad de este concepto, hizo surgir una serie de teorías, denominadas preventivas, cuyo denominador común se sitúa en torno a la motivación del sujeto. Seguir leyendo