Perfil astrológico de los agresores sexuales

[Ponencia presentada en las IX Jornadas Astrológica CYKLOS. Barcelona, enero de 1999]

Nuestro vigente código penal (25/05/1996), tipifica los supuestos que, recogidos bajo el título de delitos contra la libertad sexual (art. 178/194), engloban todas las conductas de carácter sexual susceptibles de constituir delito. El término violación ha sido sustituido por el de agresión sexual en sus diferentes variantes y manifestaciones. Esta modificación conceptual redimensiona lo establecido por el anterior código penal. En síntesis, la agresión sexual es toda aquella conducta que atenta contra la libertad sexual de otra persona con violencia o intimidación.

Se calcula que se denuncia sólo el 40 por ciento de las agresiones. Resultando unas 3600 denuncias anuales, que se incrementan en un 20% anual según la memoria de la Fiscalía General del Estado. El 10% de las violaciones que se comenten en España las protagonizan grupos de jóvenes. Gran número de agresiones, especialmente a menores, se produce en casa, entre la familia. Un 35% de casos afecta a niñas entre 3 y 15 años.

Es objeto de eterno debate, y no sólo en el ámbito astrológico,  la consideración sobre el determinismo y el libre albedrío en la conducta delictiva del individuo. En este sentido, en el medio penal, se ha tratado de fundamentar la culpabilidad desde el libre albedrío, es decir, desde la capacidad humana para decidir libremente el comportamiento a seguir ante las diferentes situaciones que la vida plantea. La indemostrabilidad de este concepto, hizo surgir una serie de teorías, denominadas preventivas, cuyo denominador común se sitúa en torno a la motivación del sujeto.

Si partimos de la base apriorística de que el sujeto es, por esencia, motivable, y que cada individuo  posee un proceso de motivación específico, debemos suponer que en toda decisión concurren una serie de fuerzas causales o estímulos que el sujeto percibe, procesa y registra, actuando en consecuencia. Pero, desde el punto de vista astrológico, sabemos que cualquier manifestación caracterial o coyuntural debe estar contenida, por definición, en el tema natal. Así mismo, no toda disposición apuntada en el tema, necesariamente se desarrolla en el transcurso de la vida.

Las psicopatías

Tradicionalmente se han definido como alteraciones caracteriales, de naturaleza constitucional y heredada, que influyen en el temperamento del sujeto. El término psicópata se usa como un cajón de sastre para designar comportamientos conflictivos. Las características principales que definen a un psicópata son las siguientes:

  • Inadaptación social: el psicópata es incapaz de adaptarse a la vida social. Por otra parte, se le niega una base orgánica o patológica descriptiva de la causa última por la que padece tales síntomas, motivo por el cual dichas afecciones no son definidas como genuinas enfermedades mentales.

  • Consciencia: no es un perturbado o loco porque sabe lo que hace y, tanto su capacidad volitiva como la intelectiva, no están anuladas.

  • Etiología: la conducta psicopatológica no tiene necesariamente que acompañar al sujeto desde su nacimiento hasta su muerte; puede destaparse en cualquier momento de su existencia.

  • Genética: el nivel de testosteronainfluye en los ataques de cólera y agresividad; así, 8 de cada 10 agresiones las cometen hombres. El deseo sexual está ligado a los niveles de testosterona, una hormona que el hombre posee en una proporción 11 veces superior a la mujer y que le incita a buscar sexo.

  • Permanencia: una vez destapada, adquiere un carácter permanente que altera al sujeto periódica y explosivamente. No existe una terapia adecuada que posibilite la recuperación del psicópata (8 de cada 10 reinciden). De hecho, las terapias sólo buscan acortar en lo posible la carrera delictiva.

Recientes estudios efectuados por la Universidad del Sur de California en los Angeles, dirigidos por el Dr. Andrian Raine, confirman la antigua hipótesis de que hay individuos que nacen con un cerebro propenso a la violencia. Se ha verificado que estos individuos poseen una disfunción cerebral en el córtex prefrontal (justo por encima de los ojos), que es la zona del cerebro encargada de frenar los impulsos agresivos. Los neurocientíficos creen que el córtex prefrontal es el lugar donde se registran las emociones y que aloja una especie de base de datos que almacena toda la información de las experiencias vividas: es donde se encuentran los miedos, los placeres, la agresividad y hasta las tendencias religiosas.

Estructura básica del agresor sexual:

Nos  centraremos en la figura del  agresor masculino, entendiendo que es la más usual y la que mayor casuística aporta. Toda violación o agresión sexual es un acto marciano que se expresa, usualmente, como compensación a una mórbida canalización de la energía venusina y que imperiosa y compulsivamente (Plutón) debe expresarse sin solución de continuidad. La agresión puede manifestar múltiples variantes, tantas como rasgos caracteriales dominantes posea el agresor.  Inicialmente, será preciso analizar una serie conceptos generales comunes a la mayoría de violadores para, finalmente, poder particularizar casos concretos.

1.  Concepto de masculinidad: el violador es un sujetoque pone en práctica la dominación sexual, considerándola como un derecho de su masculinidad. Sabido es que ésta se construye desde los primeros años de vida, que es cuando se aprende a diferenciar el comportamiento atribuido a la feminidad.

La infancia, determinada prioritariamente por la posición de la Luna y la configuración de la casa 4, siempre es la primera referencia a considerar en todo trastorno de la conducta.  En este sentido, es la relación del niño con sus padres y, específicamente con la madre,  lo que tiene mayor trascendencia en la formación y estructuración del individuo y en la génesis de cualquier psicopatología.

Un reciente estudio publicado en la revista Nature (17/09/98), sugiere que los lazos que se establecen entre madre e hijo determinan decisivamente las preferencias sexuales y sociales de este último. Concluye que los varones son más susceptibles a esta influencia y menos capaces de adaptarse a una alteración de su situación social (pérdida de la madre, abandono) que las hembras. Esta circunstancia apoya de forma indirecta el concepto freudiano de complejo de Edipo (la atracción sexual que tiene el hijo por la madre).

Una de las dominantes más constatadas en los agresores sexuales es la disonancia Luna/Venus en general y, Luna cuadratura Venus, en particular (70% de los casos).  Este aspecto sugiere la dificultad para integrar la figura de la madre y la de la pareja. Es el peor de los aspectos: hace irritable, complicado, exigente y de una sensibilidad enfermiza, lo que  dificulta enormemente el trato con los demás. Esta cuadratura está en la base del complejo de Edipo y, como toda cuadratura, puede canalizarse de tres formas: expresándola (cardinal), reprimiéndola (fijo) o sublimándola (mutable).  Lo que da mayor morbidez a este aspecto es que estos dos planetas son los que todo el mundo usa (o desea usar) con mayor frecuencia.

2. Suelen iniciar su carrera delictiva entre los 18 y los 25 años (etapa marciana) y la continúan hasta los 35. En general, a partir de los 40, el número de agresiones es menor.

Marte representa el principio masculino: en esta etapa el hombre necesita, sobre todo, reafirmarse, probarse a sí mismo que es un hombre. Es la etapa del guerrero, la de mayor fuerza física. En el hombre común, la máxima reafirmación la constituye el patrón de virilidad. Las distorsiones de Marte pueden conducir a valorar el acto sexual como un símbolo de dominio.

3. No suele buscar el placer sexual, sino humillar a sus víctimas. No tolera la frustración.

Venus es el planeta que representa la paz interior, el contento natural, la capacidad para gozar, compartir; en conjunto, todo lo que dulcifica la vida (por eso rige el azúcar). Cuando Venus se encuentra en una disposición astrológica inarmónica, sus posibilidades pueden ser alteradas o distorsionadas: la paz interior se convierte en tormento; el gusto, en disgusto;  el equilibrio en desequilibrio. Este contenido se amplifica y matiza según la situación y aspectos que da o recibe Venus. Por ejemplo, los aspectos de Marte aumentan la sensualidad y la urgencia; los de Saturno, impulsan a obviar o despreciar los sentimientos de los demás.

Curiosamente, y aunque pueda parecer lo contrario, el planeta dominante de los violares suele ser Venus. En la mayoría de los casos, Venus se halla fuerte por signo. No he encontrado casos de Venus/Escorpio.

4. Restan importancia a sus fechorías: suelen pensar que le hacen un favor a la víctima. Distorsionan la realidad creyendo que la víctima les incita. En realidad, no tienen un problema de discernimiento, sino de sentimientos: desprecian a los demás y no tienen remordimientos. En general, se sienten bien consigo mismos. Suelen ser, además, voyeurs, exhibicionistas y fetichistas

La dominante de temperamento de los agresores suele ser de tierra/fijo. Este factor determina que todas las experiencias se interpretan como valores de posesión más allá de cualquier otra connotación. Se establecen objetivos concretos y tangibles como fundamento de la autoafirmación: “tanto tienes, tanto vales”. Es esta una de las claves para entender la permanencia en la experiencia que, invariablemente, aboca en la reincidencia. El riesgo de reincidencia es directamente proporcional a la violencia volcada sobre la víctima.

5. Controlan las situaciones y calibran fríamente qué hacer para no ser detenidos. Mucho se ocultan bajo una máscara de normalidad (hijos, trabajo). En el 50% de los casos conocen a sus víctimas y suelen actuar en solitario.

6. Impulsividad, ansiedad, agresividad, problemas de relación. La violación, como ya se apuntó, es un acto marciano y como tal, individualista; por tanto, Marte siempre juega un papel determinante en la química personal del agresor y debe ser analizado con atención. En Marte juzgamos la predisposición a la violencia y los límites de la acción. Dominantes:

  • Aspectos tensos entre Marte y Saturno o Neptuno: en el primer caso, aportan frialdad, dureza y, en el límite, crueldad. La asociación con Neptuno suele resultar muy perversa porque refuerza la instintividad y el vicio.

  • Marte en casa 5 solar, usualmente trígono al Sol: tal como pienso, actúo.

Tipos:

1. Acomplejado (solar): usualmente joven, muy agresivo, compulsivo, frustrado y de baja autoestima. Reincide hasta que lo detienen. Viola para compensar sus deficiencias personales. Desea, sobre todo, dominar y humillar. Suele atacar a la primera mujer que ve.

2. Antisocial (venusino): procede de medios marginales y considera a la sociedad como su enemiga. Reincide incluso después de sufrir condena. Su único fin es la autosatisfacción sexual. Es multidelincuente, tanto atraca un banco, como viola a una mujer atractiva. Selecciona a sus víctimas y si ésta no ofrece resistencia, no suele emplear violencia.

3. Seductor (jupiteriano): tiene dificultades para asumir su papel masculino respecto a la sexualidad. Es ocasional y reincidente. Relaciona prestigio personal con número de relaciones sexuales consumadas. Cree que cuando una mujer dice no, quiere decir sí: nunca admite una negativa. Utiliza la seducción para tomar contacto con sus víctimas y asegurar el contacto sexual. Está convencido de que no comete ningún delito. Selecciona mujeres aparentemente débiles. Es el tipo menos denunciado (tiene suerte) porque las víctimas se sienten culpables.

4. Menorero (mercurial): muy cínico,considera normal iniciar a adolescentes en el sexo. No se siente culpable. Ataca adolescentes entre 12 y 16 años.

5. Paidófilo (lunar): individuo mayor, incluso octogenario. No es agresivo. Ataca niños, habitualmente del entorno. Suele tener dificultades e inseguridad en las relaciones sexuales con mujeres adultas.

6. Psicópata (saturnino): frío, inteligente, agresivo  y sin vínculos afectivos sólidos. Carece de sentimientos en general, y de culpa, en especial. El sentimiento de culpa se desarrolla en la primera parte de la infancia (0-4 años). Considera a la víctima como un objeto y sólo obtiene placer haciendo daño. No disfruta plenamente del acto sexual. Suele obligar a la víctima a que realice comentarios favorables sobre su sexualidad para sentirse superior.

Siempre actúa en solitario, de forma muy calculada para evitar ser identificado; incluso desarrolla estrategias para que sus actos parezcan impulsivos. Sabe moverse entre la gente sin levantar sospechas.  Si tras una primera violación la víctima les reconoce, a las siguientes las mata tras el abuso. La mayoría de psicópatas atacan a cualquier mujer. Sienten la emoción de la caza o el juego sádico. Algunos violan siempre a niñas porque son más accesibles; otros se decantan por un tipo físico concreto o de edad.

7. Sádico (marciano): sólo quiere demostrar que es dueño absoluto de las voluntades. En sus actos irrefrenables y desenfrenados no hay más ley que la de su  propio capricho.Asocia el disfrute sexual con la violencia y la intimidación, únicamente siente placer forzando.

Principales factores astrológicos que determinan la respuesta sexual:

  • Sol: patrones morales y éticos.

  • Luna: cuerpo emocional,ritmo, modo de transmitir y recibir la afectividad. La madre como primera referencia sexual.

  • Mercurio: ambigüedad, racionalización de la expresión sexual.

  • Venus: capacidad para gozar, compartir y establecer relaciones estables. Indice de voluptuosidad. Perfil de mujeres que atraen.

  • Marte: cuerpo de deseos, impulso sexual. Niveles de testosterona.

  • Casa 8: forma en que se da la actividad sexual.

Casuística:

Francisco López Maillo, el “violador del Eixample”

28/04/1963, 8:30 – Barcelona

El violador que provocó el mayor estado de psicosis colectiva que se conoce,jamás superada por otro delincuente. Rompió todas las estadísticas y esquemas. El hecho de sufrir sífilis, agravó el estado de pánico y angustia de las víctimas. Condenado  por la Audiencia de Barcelona (11/05/1985) a 592 años de prisión por 29 violaciones consumadas a 26 mujeres, además de otros delitos de abusos deshonestos y robos diversos. Se le aplicó  una circunstancia atenuante analógica de psicopatía grave no eximente. Los magistrados consideraron que poseía una personalidad antisocial. En el juicio vino a decir que violaba cuando necesitaba dinero o estaba caliente. En su manera de pensar, además, se ahorraba la tarifa de una prostituta.

Inició su trayectoria agresora con 19 años, el 28/12/1982, a las 2:30 horas.  Fue capturado el 7/02/1984, a las 4:50 horas. Su puesta en libertad el 14 de octubre de 1998, a las 6:30 horas, hizo reaparecer, de nuevo la crispación y el rechazo social.

Nació en barrio chino de Barcelona. El mayor de cinco hermanos. Padeció una deshidratación que le tuvo hospitalizado durante dos meses y la dejó secuelas en el cerebro. Abandonó prematuramente la escuela sin, ni tan siquiera, aprender a escribir. Tempranamente destapó una conducta díscola y fuera de control. Pasó parte de su infancia y adolescencia en diversos correccionales. Se inició sexualmente con prostitutas con apenas 13 años. Sin trabajo estable, pronto se dedicó a robar, traficar con drogas y prostituirse con hombres.

  • Tipología: 1,70 metros de altura, ojos  muy azules y rasgados, cara extremadamente delgada y enfermiza, piel muy blanca, casi albina; nariz larga y partida, pómulos salientes, pelo rubio, temblor anormal en la mano derecha, uñas mordidas. Aspecto inofensivo, casi angelical.

  • Personalidad: frío, astuto,analítico,presumido, fanfarrón. Disfruta haciendo sufrir y le excita el miedo de las víctimas. Ritmo nocturno: siempre atacaba a últimas horas de la noche o primeras de la mañana.

  • Informe forense: psicópata, conducta determinada por impulsos primarios con carencia de freno ético-reflexivo propio de las personas sociabilizadas. Extremadamente impulsivo y con mucha excitabilidad sexual: las pruebas hormonales a las que se le sometió, determinaron un elevado nivel de testosterona. En ningún momento se le detectó ningún tipo de trastorno grave para poder etiquetarlo como enajenado. Se le consideró una atenuante fundamentada en una alteración del lóbulo cerebral izquierdo que afectaba levemente a su inteligencia y capacidad volitiva. Jamás ha mostrado ninguna actitud de arrepentimiento. Es un gran seductor que sabe caer bien  a los demás para conseguir sus propósitos.

El Sol en Tauro le dota de un instintividad poderosa, unilateral, exagerada (Venus, su dispositor conjunción Júpiter) e imperiosa (Aries), que inclinan a una búsqueda de la vía fácil de realización. Por otra parte, sus patrones de moralidad (Sol) son confusos (oposición Neptuno) y están basados, sobre todo, en el guión de infancia, la figura de la madre y las experiencias primeras de su entorno (dwad Cáncer). Dicha oposición coopera a la holgazanería y a la búsqueda de escapismos.

La cuadratura aplicativa Sol/Marte sugiere la urgencia y brutalidad (signos animales) permanente (en fijo) para conseguir sus propósitos. El Sol en conjunción a la estrella fija Hamal, de naturaleza Marte/Saturno, agrega un tinte de belicosidad y crueldad.

La Luna en casa 1 y el ascendente en Géminis cooperan en este cuadro de inestabilidad. La Luna cuadratura Venus perfila un complejo de Edipo no resuelto, que obliga a una salida compulsiva (cardinal) y una fuerte atracción por la madre (Luna/Cáncer).

El trígono aplicativo del Sol sobre Plutón (líbido) incrementa la necesidad de expresarla y manifestarla continuamente (Plutón rige la casa 6, de mantenimiento). Todo ello incrementado por el elevado nivel de testosterona (Marte), que está indicado por la poderosa posición de Marte/Leo trígono Venus/Júpiter. La cúspide de la casa 8 en Capricornio no facilita el intercambio sexual, más bien es significadora de una manifestación de las relaciones sexuales torpe, dado que Saturno, su regente, se encuentra opuesto a Marte, irritante (semicuadratura Venus) pero, a la vez, urgente (cardinal) y poderosa (Saturno domiciliado y trígono al ascendente.

Finalmente, la cuadratura de Mercurio, regente del ascendente, con Saturno le dificulta compartir la actividad sexual de una forma natural y le obliga a desarrollarla en la sombra (casa 12), de forma urgente, neurótica (Mercurio/dwad Piscis) y descontrolada (cuadratura Urano).

Por ser Saturno el planeta más fuerte y elevado, su ambición no tendrá límites y estará amparada por unos planes perfeccionistas, metódicos y de acción fría, cuya única finalidad será conseguir el objetivo marcado, al precio que sea y con el mínimo esfuerzo (Luna subdominante). El monstruo que llevaba dentro se destapó cuando Saturno entró en Escorpio, Marte progresado le hizo la oposición partil a Saturno natal y Marte en tránsito estaba en oposición a Marte radical; acabó sus andanzas cuando Marte y Saturno se unieron, de nuevo, en Escorpio en conjunción cerrada sobre su Neptuno natal, corregente del MC.

Joaquín Ferrándiz Ventura (violador y asesino en serie).

9/12/1963, 18:15 – Valencia

Empleado de seguros. Buena planta, trabajador, trato exquisito. Coeficiente intelectual de 120. Inteligencia rápida, frío, calculador, capaz de improvisar y con un patrón concreto. Logró engañar a los forenses, psicólogos y psiquiatras que, en ningún momento fueron capaces de detectar su patología. Autor de cinco asesinatos de mujeres, mientras estaba en libertad condicional, entre los años 1995/96 en la provincia de Castellón. Ha declarado odiar a las mujeres. A todas las golpeó, las agredió sexualmente y las estranguló con sus propias ropas. Trabajaba siempre cerca de casa. Todas las víctimas tenían las manos atadas a la espalda con un nudo  marinero. Un dato: el padre de Joaquín era marino mercante. Es el presunto autor de la muerte de una profesora de inglés, Sonia Rubio, acaecida el 2 de julio de 1995.

El Sol en Sagitario, en la casa 6, no es una ubicación cómoda para los anhelos expansionistas sagitarianos, que se ven reforzado por el trino a su dispositor (Júpiter). Dicha incomodidad se acrecenta por la doble cuadratura siniestra a los transpersonales Urano y Neptuno desde la casa 4. Por otra parte, el Sol, situado en un dwad geminiano, queda impregnado de un toque racional, escéptico y frío, que desdibuja la magnanimidad, sano juicio y valores propios de Sagitario, quedando éstos sólo en un nivel aparente.

Mercurio, regente del dwad y del ascendente, en Capricornio, incrementa la ambición, el egoísmo y la acción fría y compulsiva (conjunción Marte exaltado), convirtiendo la clásica dualidad geminiana en una conducta  unilateral, compulsiva (cardinal y angular) y cíclica (cuadratura Luna).

De nuevo, encontramos, los dos factores astrológicos descritos en el caso anterior: Saturno como planeta más elevado del tema y siendo regente de la casa 8 y, la cuadratura cardinal Venus/Luna, que siempre dificulta integrar la figura de la madre con la de la pareja. Como el planeta más fuerte es Venus, utiliza como modus operandi la seducción. Es un lobo con piel de cordero que no dudará en acabar su presa para evitar ser reconocido. La posición de Marte, angular, exaltado y en un dwad capricorniano le facilitan esa tendencia.

El hombre es bueno por naturaleza. Lo que ocurre es que esta condición natural, sencilla, bondadosa, se corrompe merced a la represión sexual. (Wilheim Reich)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s