Sinastría: Shakira y Piqué, encuentro de mentes

A las familias acuario les encantan las normas, sobre todo para esquivarlas. Son expertos
saltadores, nunca se sabe si de altura o longitud. De lo que no hay duda es de que, en su especial visión de la vida, las improvisaciones son la pauta más seguida. Shakira y Gerard Piqué bien saben de saltos. Más allá de ser ambos Acuario y de compartir día de nacimiento, han traído al mundo a dos niños más para el equipo de los aguadores.

Lea el artículo completo sobre la relación de Shakira y Piqué aquí.

Sinastría: Clara Lago y Dani Rovira, el amor ideal

Conectados bajo la vibración de agua Escorpio-Piscis, su relación es una experiencia imborrable de la retina emocional. La pasión arrebatadora de Plutón, planeta regente de Escorpio, junto con la ilusión de Neptuno, les ensambló en un amor ideal y duradero, como una especie de amistad platónica.

Lea la sinastría completa de Clara Lago y Dani Rovira.

 

Sinastría: Fernando Alonso y Lara Álvarez, el amor inconformista

Todo empezó como un juego del destino. Por un momento creyeron en su amistad alegre, pero entonces llegó Saturno y la suerte cambió. A finales de año, cuando se confirmaban los rumores sobre su relación, el planeta golpeaba dos puntos críticos en sus vidas. A Lara le daba de pleno en el ascendente, obligándola a asumir responsabilidades, así como a poner horarios en su desprogramada vida y frenos a sus ambiciones. En la carta astral de Fernando, Saturno se aproximó a Urano para que se preparase para asumir riesgos y despojarse de sus raíces. En este tránsito, en el que Saturno está en Sagitario, ambos tendrán que reajustar su vida en busca de una filosofía de vida común que les enseñe a desprenderse de lo recibido. Dejar el pasado en el recuerdo será su mejor éxito. Esta relación es un viaje hacia el futuro.

Lea la sinastría completa de la relación entre Fernando Alonso y Lara Alvarez.

Sinastría: Francisco Rivera y Lourdes Montes

Hay miedos que, cuando se comparten, flaquean. Pese a ser torero, Francisco Rivera siempre temió la muerte. Pese a nacer famoso, siempre tuvo miedo al rechazo. Vivir bajo el estigma de una familia de grandes maestros del toro lo abocó al arte taurino, sin saber si ese sería su mejor camino de vida. En amores, poca fue su suerte al tener por progenitora a la divina Carmina. Crecer bajo la falda de su madre, por la que tenía devoción, le condicionó de por vida en su relación con las mujeres.

Lea el artículo completo entre Francisco Rivera y Lourdes Montes aquí.